Te invitamos a conocer dos tradiciones japonesas: el bordado sashiko moyozashi y el retazo hana fukin para usar en la cocina y en la mesa en nuestro perfil de Instagram @museodeltrajeba

Saberes Compartidos es un ciclo que propone encuentros con artistas, diseñadores y artesanos quienes nos cuentan sobre su hacer y nos proponen realizar una actividad conjunta. Este nuevo formato buscará ampliar los límites de nuestro público, más allá de las visitas presenciales, como también contar con invitados de diferentes partes del país generando una propuesta de alcance federal. Creemos importante mantener y transmitir el patrimonio inmaterial de los haceres textiles como continuar y no perder la interacción con nuestra comunidad.

En este encuentro la artista y bordadora Luciana Zaglio nos propone un acercamiento a las técnicas sashiko y hana fukin. No se necesitan conocimientos previos, solo ganas de meterse en este mundo nuevo de patrones y puntadas

Hablaremos sobre la historia del sashiko, su desarrollo a lo largo de los años en la sociedad japonesa y los diferentes estilos que se fueron dando. Aprenderemos a leer un patrón, pasarlo a la tela y las reglas básicas para bordarlo. Trabajaremos directamente en nuestro propio hana fukin, para que tenga bordada nuestra manera y personalidad. Hablaremos sobre el lugar del bordado en la vida cotidiana y sobre lo actual del sashiko como técnica. A medida que nos vamos acomodando a nuestra propia puntada, conversaremos sobre los diferentes usos que podemos darle y lo simple y compleja que puede ser esta técnica. Luego de conocerla, ¡no van a poder dejar de amarla!

Previo al encuentro se pondrá a disposición el patrón para que cada uno lo descargue y lo pueda pasarlo a la tela. Será un a patrón simple, de modo que si no lo pueden imprimir, lo podrían dibujar a mano con una regla.

La transmisión en vivo se realizará por el perfil de Instagram del Museo de la Historia del Traje:

https://www.instagram.com/museodeltrajeba/

Materiales necesarios para seguir la actividad desde casa:

  • 2 Retazos cuadrados de tela de 25cm aproximadamente (preferentemente lienzo o alguna tela sin lycra)
  • Hilo perle o Hilo de algodón fino
  • Aguja nro. 5 o de lana (dependiendo del hilo que consigamos)
  • Papel carbónico para pasar el patrón.

 

¿Qué es el sashiko? El Sashiko 刺し⼦ es un bordado tradicional japonés. La traducción literal es“pequeñas puñaladas” y originalmente se utilizaba en la colchonería y en el refuerzo de los tejidos en general, como remiendo. Los orígenes de la técnica se desconocen, dado que no hay registros escritos y poco llegó hasta nuestros días. Se sabe que se popularizó durante el período Edo en Japón (1603 - 1868). Este bordado se utilizaba para acolchar telas sobre telas, así confeccionar vestimentas más gruesas y resistentes para las familias rurales o emparchar las mismas una vez que se gastaban; esto hacia las prendas más calientes y resistentes a la vez. Durante los años en los que Japón estuvo cerrado al mundo y el comercio era interno la técnica se volvió tan popular y fue ampliamente usada en las comunidades campesinas, y gradualmente en los ámbitos urbanos.

Con el paso del tiempo las prendas se volvieron un objeto de arte, los diseños dejaron de ser puramente funcionales y pasaron a crear composiciones complejas y decorativas. El soporte también varió, ya no sólo se aplicó a la ropa sino también para tapices artísticos, bolsos etc.

Tradicionalmente se realiza sobre tela de algodón azul oscura con hilo de algodón blanco. Esto se debe a que históricamente el azul fue siempre el tinte más barato y era accesible en todas las casas de familia (a través de la cosecha de índigo). También se relaciona con la tradición del Shibori, donde se crean patrones abstractos a partir de la tintura de las telas con índigo.

¿Qué es un Hanafukin? Hanafukin significa literalmente “Tela de flores” y es un retazo de tela generalmente bordado que formó parte de la vida de las mujeres de diferentes maneras a lo largo de los años. Se les enseñaba a coser y bordar a las hijas en las familias samurai para que aprendían a bordarlos y coserlos para desarrollar la paciencia y perseverancia. Por otro lado, en las familias rurales se enseñaba como una necesidad para emparchar y reciclar las prendas, a la noche las mujeres se sentaban alrededor del brasero y trabajaban juntas. Incluso, si una mujer enviudaba se le podía encargar un hanafukin como una manera de ayudarla económicamente de manera discreta. Lo interesante es que hoy en día se sigue utilizando en la vida cotidiana. Su uso varía puede ser desde un repasador en la cocina, hasta un mantel e individual, pero siempre se mantiene y se pasa de generación en generación.

Sobre Luciana Zaglio:

“El sashiko llego a mí sin buscarlo. Toda mi vida me fascino la cultura japonesa, desde chica con el animé y de grande incluso estudiando su idioma y cultura en la facultad. En el marco del Festival de Experiencias Textiles de Buenos Aires, tomé una clase y a partir de ahí quede para siempre enamorada. Mi práctica fue autodidacta, con libros y videos empecé a comprender lo básico y después a investigar sobre aquello que va por debajo de las puntadas, la filosofía y la tradición. Hace más de dos años que doy talleres y nunca deja de sorprenderme. En el 2019 tuve la suerte de visitar Japón y de poder tomar una clase de la técnica y eso cambió para siempre la manera en la que bordo y en la que enseño.”

Cuándo

26 Julio 2020

Horario

  • Abierto de 15:00 a 16:00

Dónde

Chile 832 CABA, CABA

Entrada

Gratis

Otra Información